Tipos de contratos de arras

VER CONTENIDO✍

Contrato de productos básicos

Un ensayo doctrinal y jurisprudencial constantemente actualizado sobre el contrato de depósito, desde las disposiciones generales, la estructura, los requisitos y los efectos hasta las figuras afines, incluido el aparcamiento.

En este sentido, el Código Civil de 1865 (art. 1837), reproponiendo una norma propia del derecho romano, consideraba el depósito “un contrato esencialmente gratuito”, estimando que la presencia de una contraprestación desvirtuaría sus características, transformándolo en un contrato diferente, y posiblemente en una locatio operis.

A) según algunos autores[8] debe encuadrarse en el ámbito de los denominados contratos bilaterales imperfectos, es decir, aquellos contratos en los que, aunque surgen obligaciones para ambas partes, no están vinculadas por una relación de interdependencia (sinallagma). Según esta orientación, por tanto, la prestación del depositario no encuentra su causa en la remuneración, siendo la confianza un elemento fundamental del contrato; por tanto, la remuneración asumiría el carácter de prestación accesoria y, en consecuencia, cualquier incumplimiento no produciría la extinción de la obligación de custodia.

Contrato de transporte

De hecho, según se haya fijado o no un plazo para la devolución, se distingue entre depósito a plazo o a plazo fijo (art. 1834.1 del Código Civil) o devolución a petición del depositante, depósito libre o “a la vista”.

– Los depósitos simples no pueden incrementarse mediante depósitos sucesivos y entran en la categoría de depósitos a plazo fijo, ya que no permiten al depositante realizar retiros parciales antes del vencimiento acordado contractualmente.

Contrato de transacción

De acuerdo con el artículo 1766 del Código Civil, mediante el depósito, una parte, denominada depositante, recibe de la otra, el depositante, una cosa mueble asumiendo la obligación de conservarla y devolverla en especie.

De conformidad con el artículo 1777 del Código Civil, los bienes entregados en custodia deben ser devueltos al depositante o a la persona en posesión de un documento de legitimación necesario para su devolución.

– (Art. 1770 Código Civil) a no hacer uso de la cosa depositada sin el previo consentimiento del depositante (incurriendo en caso contrario en el delito de hurto de uso) y a no darla en depósito a otros (subdepósito), sin el previo consentimiento del depositante;

Depósito bancario a favor de un tercero

Las obligaciones de inscripción se refieren al sellado facultativo en el Registro Mercantil o ante notario y se aplican tanto a los pequeños comerciantes como a los profesionales que acceden al depósito.

El depósito de terceros responde a una normativa específica. Es el artículo nº 53 del Decreto Presidencial nº 633/1972 el que establece que los bienes inscritos en los registros contables deben corresponder necesariamente a los declarados. Si no hay productos en consignación, los organismos de control considerarán los productos como vendidos, a menos que los documentos del propietario de la empresa muestren una condición diferente, como que se han enviado a representantes, depositarios o están en proceso.

Los documentos relativos a la manipulación de los productos en consignación deben conservarse cuidadosamente en las oficinas de la empresa, a disposición de posibles controles de la policía. Se trata de los albaranes, notas de entrega y todas las certificaciones diversas que deben acompañar a los artículos depositados en los almacenes de la empresa.

About Puntos Legales