Ley sobre el impuesto de Sociedades

Todas las empresas o personas jurídicas se encuentran en la obligación de realizar el pago al Estado de un impuesto de acuerdo a sus ingresos, esta gravación es regida por la Ley sobre el impuesto de sociedades. 

El mismo se utiliza como beneficios empresariales y su cancelación se realiza al finalizar el ejercicio fiscal de las sociedades mercantiles

¿Quién tiene que pagar el impuesto de sociedades en España? 

En España, el impuesto de sociedades se asume al mismo momento de conformar una empresa o de registrarse como una persona jurídica, es decir, cuando se tienen actividades comerciales. 

Personas Jurídicas

Son todas aquellas figuras jurídicas que se conforman, como: sociedades anónimas, sociedades mercantiles, sociedades unipersonales, agrupaciones de interés económico (AIE), sociedades de responsabilidad limitada, sociedad colectiva, sociedades del Estado, Provincia, Locales o de Comunidad Autónoma.

Entidades no Júridicas

Entre las entidades no jurídicas que deben cancelar el gravamen están: Fondo de inversión, fondo de capital de riesgo, fondo de pensiones, fondo de regulación del mercado hipotecario y fondo de garantía de inversiones. 

¿Cuánto se paga por el impuesto de Sociedades? 

En general, se utiliza el mismo método en todo el país, la diferencia radica en el porcentaje ya que depende de otros aspectos, como por ejemplo, el tipo de empresa y su magnitud. 

El porcentaje que se aplica es de 25%, vigente desde la fecha del 1ero de enero del año 2016. A continuación las excepciones de figuras jurídicas en las que varía el porcentaje:

  • Cooperativas fiscalmente protegidas cancelan 20% del resultado contable
  • Empresas de nueva creación abonan 15% durante los dos primeros años fiscales con base positiva
  • Sociedades de inversión cancelan 1%
  • Asociaciones y fundaciones declaradas de utilidad pública a las que sea susceptible el régimen fiscal establecido en la Ley 49/2002 abonan el 10%

Cabe anotar que existe una diferenciación entre el tipo impositivo y el tipo efectivo, siendo este último el que se realiza de forma efectiva a la base imponible y así conseguir la cuota resultante a desembolsar. 

Esto se debe a los derechos, como reinversión de beneficios o capital invertido en investigación y desarrollo, entre otros aspectos.

Dudas frecuentes sobre el Impuesto de Sociedades:

Si se encuentra entre tus responsabilidades abonar el Impuesto de Sociedades, aquí te solventamos las dudas más frecuentes en cuanto a su cancelación.

ley impuesto sociedades

¿Cuándo hay que pagar el Impuesto a Sociedades?

Esta fecha suele ser definida en los estatutos de cada sociedad, sin embargo hay que tener en cuenta que el pago no puede pasar el período de 12 meses. Por defecto la fecha en la que se debe cancelar es el 31 de diciembre de cada año.

Ahora, existen casos en los que se pueden definir en otras fechas, por ejemplo, si hay una extinción de la sociedad, cambio de domicilio hacia el extranjero, si ocurre una transformación en la empresa y pasa a ser una figura no sujeta al Impuesto de Sociedades.

Para comenzar a declarar el impuesto se debe tener en cuenta los 6 primeros meses una vez finalizado el período impositivo. Puedes contar con 25 días naturales, los cuales coinciden casi siempre con el mes de julio.

¿Cómo se paga?

Al momento de cancelar puedes utilizar el modelo 200 o el modelo 202, los cuales consigues en la web oficial si posees certificado electrónico. 

  • Si tu empresa obtuvo beneficios durante el período impositivo entonces realizas: Pago a cuenta. De esta manera se cancela el Impuesto de Sociedades 3 veces al año, a principios de abril, octubre y por último diciembre, y se recomienda utilizar el modelo 202.
  • Si tu empresa no supera actividades comerciales de 6 millones de euros, se realiza: Pago Fraccionado. En esta modalidad puedes abonar los impuestos al día del ejercicio en curso en vez de hacerlo en varios periodos. 

¿Cómo se calcula?

A partir del resultado contable de la figura que corresponde, en otras palabras, ingresos menos gastos. 

Para que sea de manera transparente se realizan las correcciones por alguna utilización de diferentes criterios de cálculos aplicados en contabilidad respecto de los permitidos por la Agencia Tributaria. 

Después de tener el resultado entre gastos e ingresos se debe conocer el gasto por impuesto de sociedades: Al beneficio contable se le suma o resta las diferencias permanentes entre el beneficio contable y fiscal.

Al resultado, se le aplica el tipo de impuesto que le corresponda a la empresa y se le restan las deducciones o bonificaciones por derecho.

Modelo 200

Es un modelo de declaración que se aplica a las empresas cuyo ejercicio fiscal coincida con el año natural. Se puede presentar hasta la fecha del 25 de julio y es obligatorio, aun si no se ha realizado ninguna actividad. 

A continuación puedes obtenerlo cliqueando aquí: 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies