Concurso de acreedores: ¿Qué es?

El Concurso de acreedores es en derecho mercantil, un procedimiento de ejecución colectiva; es decir: es un proceso legal en el cual un deudor, bien sea civil o mercantil, intenta pagar sus deudas de sus acreedores.

Con este instrumento el deudor tiene alternativas de pago, sin embargo el cobro total de la deuda por parte de los acreedores no será posible, ya que existe un orden legal de prelación de créditos.

Este mecanismo funciona como una solución de Segunda Oportunidad para el deudor y de protección social.

¿Cuándo se puede solicitar el concurso de acreedores?

En caso que la empresa se encuentre en situación insolvente con los créditos recibidos, beneficios laborales, de Seguridad Social u otro tipo y por este motivo no pueda cumplir con sus pagos, la ley establece el concurso de acreedores para honrar las deudas, asegurándoles una solución equitativa de sus créditos.

Los requisitos para declarar un concurso, es que el deudor se encuentre insolvente y tenga una pluralidad de acreedores.

¿Quién puede realizar la solicitud concursal?

Esta solicitud la pueden solicitar las personas físicas o jurídicas.

Personas Jurídicas

Se refiere a organizaciones empresariales reconocidas jurídicamente, entidades mercantiles, aquellas sociedades no inscribibles y las que se encuentren en un registro distinto al mercantil.

Personas Físicas

Se refiere a las personas individuales, bien sea profesionales o no, pueden ser declarados en concurso por no cumplir con el pago de sus deudas como, hipotecas, compras u otras obligaciones

¿Cuántos tipos de concurso para empresas existen?


El concurso lo puede declarar el propio deudor, también lo pueden hacer uno o varios acreedores, a continuación se describen los dos tipos de concursos.

Concurso Voluntario

Este procedimiento es promovido por el propio deudor o empresario en un plazo de dos (2) meses desde el momento en el que se haga conocer su insolvencia.

Concurso Necesario

Esta acción judicial es promovida por todos los acreedores o alguno de ellos para cobrar un crédito. Así mismo lo pueden solicitar los socios de la compañía.

En ambos casos, se debe acreditar la situación ruinosa de la compañía, aportando la siguiente documentación necesaria para la valoración de la procedencia del concurso:

  • Memoria económica.
  • Inventario de bienes y derechos.
  • Lista de Acreedores.

¿Cuáles son las fases?

En este tipo de concurso existen cuatro (4) fases, sin embargo no tienen que ocurrir todas. Si ocurriese la reapertura, se aplicará la fase de resolución.

Cada concurso tiene sus particularidades. Las Fases son:

  • Actos Previos
  • Fase Común
  • Fase Resolución
  • Calificación del Concurso.
concurso acreedores

Actos previos

En este acto se incluye la solicitud de iniciación, documentos de las circunstancias y los primeros pasos procesales. De esta manera se pueden solicitar las medidas cautelares y conduce al auto de admisión a trámite abriendo la fase común, la cual se explica a continuación.

Fase común

Se da inicio con la declaración del concurso de acreedores, la cual podrá ser realizada por parte del deudor, conocida como concurso voluntario o por los acreedores, denominada concurso necesario. Posteriormente el juzgado lo evaluará y dictará la resolución.

Al deudor se le impone la obligatoriedad de colaboración, a su vez se limita sus facultades patrimoniales. Cuando es un concurso voluntario es necesaria la autorización de la administración concursal para poder disponer del patrimonio. Si es concurso necesario, la administración concursal lo sustituye para realizar actos de disposición.

  • La administración concursal participará de los actos de disposición de la empresa.
  • El patrimonio se determina la masa activa y pasiva, concretando los derechos de cobros.

En cuanto a los acreedores, Se limita la capacidad de reclamo, en esta fase las ejecuciones están paralizadas, pues se trata de conservar el patrimonio y respetar el orden de prelación de créditos y el Par Conditio Creditorum, locución latina que significa: Igual Condición de Crédito.

No se aceptan nuevas demandas.

En este punto se determina el alcance del concurso, tratando de preservar el patrimonio del deudor para la aplicación de la liquidación. Al concluir este proceso se elabora un informe de la administración concursal.

Fase resolución

Esta fase se puede dividir en dos partes: convenio o liquidación

  • Convenio: se puede presentar de manera anticipada o no. Es importante llegar a un acuerdo con los acreedores para poder realizar el pago. En este punto se requiere la aprobación del ente judicial quien realizará un seguimiento para garantizar su cumplimiento. En caso contrario, se declara la culpabilidad del concurso, liquidando el patrimonio.
  • Liquidación: Esta solución es la menos deseable al concurso de acreedores. Consiste en vender el patrimonio del deudor y pagar en la medida de lo posible los créditos.

Calificación de concurso

En esta fase se determina las causas que han llevado al deudor a la situación de insolvencia, el concurso puede ser clasificado como fortuito o culpable, esta clasificación se reserva para aquellos casos de liquidación, incumplimiento o aprobación de convenios en perjuicio de los acreedores.

El concurso de acreedores y los trabajadores

Si una empresa se declara en concurso de acreedores afecta directamente a los trabajadores, viéndose comprometidos sus salarios. En el caso que la empresa esté en concurso, el empleado puede ejercer el derecho de reclamar el reintegro de salarios impagados presentando una demanda de reclamación de cantidad ante un Juzgado de lo Social.

Los empleados pueden verificar si la empresa entró a concurso visitando la página del BOE Boletín Especial del Estado y en la del Registro Público Concursal o consultar las cuentas anuales de la empresa en el Registro Mercantil.

Concurso para personas físicas

Es un proceso judicial el cual le permite una segunda oportunidad financiera a una persona o familia a través de la reestructuración o quita de la deuda, es decir, se puede suspender el pago o declararse en quiebra.

En cuanto a la masa de personas físicas cuentan con cantidades embargables de los concursados, que en algunas oportunidades deben ser autorizadas y controladas por la Administración concursal.

Al igual que la persona jurídica, la persona física al entrar a concurso se paralizan los embargos y se reestructura la deuda de forma que le permita planificar y organizar sus obligaciones económicas con los acreedores.

¿Quién cobra el primer pago después de un concurso?

La Ley Concursal 1/2020 de 5 de mayo, el artículo 269 establece las clases de créditos a efectos de concurso, los cuales son: Privilegiados, ordinarios y subordinados. Entonces el orden de prelación de créditos en un concurso de acreedores es el siguiente:

  • Crédito contra la masa: Se trata de créditos extraconcursales. Necesarios para continuar la continuación de la actividad y para la tramitación del concurso.
  • Créditos privilegiados: Se refiere a la hacienda pública, Seguridad Social, laborales y garantizados.
  • Créditos Subordinados: Los restantes créditos. Se abonan después de los anteriores.

En resumen: el primero en cobrar son los créditos afectados después de la solicitud del concurso denominado créditos para la masa. Luego los acreedores con garantías o hipotecas y por último los trabajadores, administración pública y socios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies